Por amenaza de bomba arrestan a bromista

18 noviembre, 2019
Fotografía:

18 de Noviembre de 2019

Ciudad Juárez— La publicación de un número de teléfono celular en un medio digital y una foto que identificó al propietario de ese aparato en WhatsApp, fue lo que permitió al área de Recursos Humanos de la maquiladora Electrocomponentes III, saber quién de sus empleados hizo la amenaza de bomba el pasado jueves, y luego de una breve investigación se dio aviso a las autoridades, se conoció ayer en la audiencia de control de detención de dos acusados.

El juez al que fue turnado el caso en la Ciudad Judicial encontró responsabilidad en Gerardo C. G., un obrero de producción que tenía 10 meses trabajando en esa maquiladora, a quien dejó en prisión preventiva domiciliaria, y dictó libertad mientras que otro de los arrestados, Jesús Omar J. R, fue liberado porque no se justificó la flagrancia en su detención.

Ambos fueron entregados a agentes estatales el pasado 14 de noviembre, luego de averiguaciones de la planta afectada donde se encontró evidencias del presunto autor de la broma que provocó la evacuación de los trabajadores y una movilización policíaca, en el parque Industrial Ramón Rivera Lara.

El Ministerio Público dijo ayer en la audiencia que la responsable de Recursos Humanos de Electrocomponentes III, Patricia Castelón, momentos después del incidente registrado a las 8:10 de la mañana de ese día, revisó varios portales informativos de internet que hablaban del incidente y en uno de ellos encontró que la amenaza de bomba surgió de un número telefónico que ahí se publicaba, por una presunta filtración del Centro de Respuesta Inmediata (Ceri).

En la base de datos de la maquiladora se revisaron los números telefónicos de los empleados y uno coincidió con el que estaba publicado en el portal de noticias; al ingresarlo a otro aparato y verificar el WhatsApp, surgió la fotografía de Gerardo C. G y al ser cuestionado éste, dijo que prestó su teléfono a Jesús Omar, por lo que ambos fueron entregados a elementos de la Comisión Estatal de Seguridad, según se estableció. 

La defensa de los acusados alegó que los datos recabados por los responsables de la maquiladora procedían de noticias sin fuente oficial, por lo que consideraron que no daban certeza jurídica al asunto, y pidieron que la detención de ambos no fuera declarada legal.

Pero el juez dijo que por lo que hace a Gerardo C.G, dueño del aparato celular, la detención sí procedía debido a que había indicios de su presunta responsabilidad en el delito de amenazas y falsedad, por lo que declaró válido el arresto.

Respecto a Jesús Omar J.R., dijo que los agentes estatales no consignaron en su parte de novedades alguna prueba que vinculara que este también habría participado en la llamada, por lo que su detención no tuvo flagrancia y fue ilegal, según consideró el juzgador, quien ordenó la inmediata libertad del detenido a la dirección del Cereso Estatal 3 de esta ciudad.

Pero Gerardo C.G., fue declarado formalmente detenido, aunque el juez aplicó una medida de prisión preventiva domiciliaria, ya que su abogado lo convenció de que contaba con arraigo en la ciudad, pese a que vive en una casa de renta y es originario de Veracruz.

Comentarios de Facebook