Peligro en el Amazonas

20 noviembre, 2019
Fotografía:

20 de Noviembre de 2019

Río de Janeiro.- La tasa de deforestación en la Amazonía está en su nivel más alto en más de una década, según un reporte del Gobierno brasileño publicado este lunes.
La deforestación entre agosto del 2018 y julio del 2019 llegó a nueve mil 762 kilómetros cuadrados, un incremento de 30 por ciento sobre el año previo y el mayor total desde el 2008, señaló el Instituto Nacional de Estudios del Espacio de Brasil.
El área de deforestación es la mayor registrada desde 2008 y es un poco más grande que Puerto Rico.
El estado brasileño de Para representa casi 40 por ciento de toda la deforestación en el periodo de 2018-2019, pero la tala ilegal aumentó notablemente en los estados de Roraima y Amazonas, informaron las autoridades.
El reporte es una versión preliminar y los datos se confirmarán el próximo año.
“Es inaceptable que la Amazonía siga siendo destruida”, informó el organismo conservacionista WWF en un comunicado.
“La deforestación acelerará al menos que el gobierno brasileño tome una acción enérgica para evitarlo”, agregó.
Las preocupaciones sobre la Amazonía aumentaron cuando el Presidente derechista Jair Bolsonaro asumió el cargo en enero.
El mandatario propone aflojar las protecciones sobre reservas naturales y tierras indígenas como forma de promover el desarrollo económico.
Los incendios en la Amazonía se diseminaron en julio y agosto a un ritmo no visto desde 2010, aunque se desaceleraron en septiembre.
Los agricultores, urbanizadores y otros con frecuencia despejan con fuego la tierra deforestada para productos de soya o pastura.
Algunos líderes europeos han argumentado que los incendios en la Amazonía requieren una respuesta global por el rol crítico del ecosistema en la reducción del dióxido de carbono que atrapa el calor del medio ambiente.
El Gobierno brasileño acusó a Francia y Alemania de infringir su soberanía e indicó que toma medidas para reducir la deforestación.
Conforme los fuegos arrasaban hace algunos meses, Bolsonaro envió al Ejército para ayudar a combatir algunos incendios y prohibió casi todos los fuegos legales para despejar tierras en la Amazonía durante dos meses.
Funcionarios del Ministerio del Medioambiente prevén reunirse el jueves con los gobernadores de la región de la Amazonía para discutir formas de reducir la deforestación.

Comentarios de Facebook