Andrés Manuel López Obrador recibe la investidura de Presidente de México

1 diciembre, 2018
Fotografía:

1 de Diciembre de 2018

 

Ciudad de México.- Andrés Manuel López Obrador rindió protesta como Presidente de México ante el Congreso de la Unión.

Ante Diputados, Senadores e invitados pronuncio su primer mensaje a la nación, el mandatario fue interrumpido varias veces en su discurso por legisladores del PAN, quienes mostraron pancartas con leyendas como “Que baje la gasolina” o “Democracia sí, autoritarismo no”.

También protestaron, con gritos, por el plan de AMLO de no perseguir, desde la presidencia, los casos de corrupción de los últimos gobiernos.

Por momentos la sesión en la Cámara de Diputados se desordenó. Los diputados de Acción Nacional gritaban: “¡Justicia!”. Los aliados del presidente respondían: “¡Corruptos!”.

López Obrador dijo que empezaba su gobierno sin perseguir a nadie. “No apostamos al circo ni a la simulación”, afirmo.

Los opositores, entonces, corearon la cuenta del número 1 al 43, una de las consignas para recordar la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, un suceso ocurrido el 26 de septiembre de 2014.

Desde el otro lado del recinto respondieron: “¡Cínicos!”.

Incluso López Obrador participó en el debate. En su mensaje habló de su plan para construir refinerías y suspender la importación de hidrocarburos.

En la zona donde se sientan los diputados del PAN reaparecieron los carteles de protesta. Entonces AMLO, mientras los señalaba, respondió:

“Ahora resulta que quienes aprobaron el gasolinazo me piden que baje la gasolina”. Decenas de risas se escucharon.

Hace cinco años, en este mismo recinto, legisladores del PAN y PRI aprobaron la Reforma Energética que suspendió los subsidios al precio de la gasolina.

Desde el inicio de la sesión de Congreso General, en una de las paredes se colocó una manta con la fotografía del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

A un lado de la imagen mensaje: “Maduro no eres bienvenido”.

Casi al final de su discurso, López Obrador agradeció la visita de los presidentes, vicepresidentes, legisladores y el rey Felipe VI de España.

Y mencionó a Nicolás Maduro. De inmediato decenas de opositores se pusieron de pie y despegaron la manta para llevarla frente a la tribuna donde estaba López Obrador.

Luego, con la mirada hacia el palco superior donde se encontraban los invitados especiales, gritaron: “¡Dictador!”, mientras agitaban el puño derecho.

Pero Maduro no estaba allí. Antes de empezar la ceremonia el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dijo a los periodistas que el vuelo del mandatario venezolano se había retrasado.

Otro protagonista fue Evo Morales, presidente de Bolivia.

En su discurso AMLO agradeció al mandatario saliente Enrique Peña Nieto que no hubiera intervenido en el proceso electoral, como sucedió con los expresidentes Vicente Fox y Felipe Calderón. Posteriormente enumeró una larga lista de críticas a los gobiernos de las últimas décadas.

“La crisis de México se originó no sólo por el fracaso del modelo económico neoliberal aplicado en los últimos 36 años”, aseguro.

“También por el predominio, en este período, de la más inmunda corrupción pública y privada”. Incómodo, Peña Nieto tocaba su barbilla, la cabeza, a veces la nuca.

Algunos diputados lo criticaron en carteles con frases como “Peña te espera la prisión”. El expresidente permaneció casi toda la ceremonia en silencio. En un momento pareció discutir con el presidente del Senado, Martí Batres, quien estaba a su lado.

En una de sus frases finales, López Obrador dijo: “No tengo derecho a fallar”.

El expresidente, quien seguía sus palabras, desvió la mirada.

Cuando terminó la ceremonia se despidió de AMLO y los presidentes de la Cámara de Diputados, la Suprema Corte de Justicia y del Senado. Unos minutos después, con paso rápido, salió del recinto.

López Obrador bajó lentamente de la tribuna, rodeado de decenas de legisladores que le saludaban o se tomaban fotos con él.

Tardó 15 minutos en recorrer el pasillo hacia la puerta de salida, un tramo de unos 50 metros.

Cuando salió del Palacio Legislativo las personas que estaban afuera le aplaudieron.

Comentarios de Facebook