Una Barbie no tan rosa

Por Eduardo Borunda.

Analista

Gran furor en las redes sociales provocó la escenificación del drama diario de las niñas “que pueden ser lo que ellas quieren ser”. Posiciones encontradas a favor, en contra y hasta indiferencia hubo en los comentarios recabados en las últimas semanas.

La recaudación de más de un billón de dólares en cines en todo el mundo, la pone entre las diez películas más taquilleras después de la pandemia de COVD – 19.

Para Martha, la película no la representa, tuvo una infancia feliz, rodeada de sus padres, tías, hermanas, pero las Barbies no estuvieron presentes en su vida diaria, es más, confesó que sus amigas tenías decenas de muñecas, sus casas, sus guardarropas, que, sin querer, marcaban una diferencia económica, cultural y social.

Desde pequeña, se dio cuenta entonces que el mundo no era en realidad rosa, pues solo alcanzó una muñeca que una de sus tías le regaló un día.

En contraste, hubo quien se emocionó al ver la película, lloró, era un sueño de niña que atrajo los recuerdos de su abuelo, de sus padres, de su infancia. Ella pensaba convertirse en enfermera, lo soñaba, pero uno de sus abuelos le preguntó ¿Por qué no doctora? Es decir, la frase con la que se levantaban a jugar era precisamente ese sueño de la infancia que entró en sus mentes. Finalmente, alguien había comentado a Liliana, que los sueños se cumplen y haces todo para que suceda como un milagro eso que te propusiste como ser humano.

Para poder opinar sobre esta película es necesario verla, analizarla, descomponer sus partes, ver que sí y que no para poder formar una opinión.

Estrella, comentaba que se medió quedó dormida, que fue más mediático todo, esperaba más de producción, incluso hasta pecó de boba la película porque no hubo una historia que realmente mostrara el verdadero rostro humano de una Barbie. Sin embargo, Margot Robbie, captó la atención, no podía haber sido otra, es la representación de la “mujer ideal”, el estereotipo de persona a la que se debe aspirar.

La película no es apta para menores de edad, temas tratados desde la perspectiva sociológica como feminismo y/o patriarcado no son fáciles de comprender en los infantes, incluso muchas veces ni los propios adultos sabemos cómo tratar el tema. Desde la perspectiva de la comunicación, la versión de la historia rompió esquemas y dejó en claro que la Barbie sigue siendo un objeto deseado, desarrollado y atado a un mundo dominado por la mercadotecnia.

Para algunos otros, sigue siendo la Barbie un modelo económico en una sociedad consumista, propia del sistema capitalista.

En una visita a tiendas de Estados Unidos, me percate que aún había Barbies, yo suponía que no iba a encontrar por la moda de una película, sin embargo, si hay por si desean regalarles una Barbie a unas de sus amigas. Pero oh sorpresa, había una diferencia debido al color de las muñecas, es decir, había rubias y de color, las segundas a un costo mucho menor. ¿Clasismo? ¿Racismo? Ustedes pueden interpretar esos datos y dar una respuesta puntual. Lo que observé fue un axioma entre oferta y demanda.

En conclusión, el mundo de Barbie es diferente al mundo real, casi invertido, los pies en la tierra hacen que las mujeres luchen por sus sueños y los conviertan en realidades.

La película no merece una segunda parte, aunque las ganancias millonarias que ha obtenido dicen otra cosa muy distinta.

La película es una comedia y como tal hay que verla, es decir, no se acerca a la vida real que no es color de rosa y de la cual la estadística dice que gustó a 8 de cada 10 que la han visto.

¿Qué recuerdos de la infancia te trajo la película?

Comentarios de Facebook
css citas online conocer chicas skater

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies