El proceso electoral ni es equitativo, mucho menos imparcial

27 marzo, 2018
Fotografía:

“La gran maldición de los ciudadanos es la encarnizada lucha por el poder de la clase política,

el reciclaje de sus actores, su incongruencia,

y la infame ausencia de propuesta política acorde a las necesidades del pueblo de Juárez.”

 

Por Jesús Limón Alonso.

 

El pasado domingo 25 de marzo, los precandidatos Adriana Terrazas Porras, Ramon Galindo Noriega y Héctor Armando Cabada Alvidrez, llevaron a cabo el registro de sus respectivas candidaturas a la presidencia municipal, acompañadas de sus respectivas planillas de regidores ante la Asamblea Municipal del Instituto Estatal Electoral que preside el Consejero Víctor Edgar Villegas Garay.

La única mujer en la contienda, aun diputada federal será la abanderada del Partido Revolucionario Institucional; La aspiración del todavía subsecretario de Gobierno de Chihuahua en Juárez, arropado por la coalición de los Partidos Acción Nacional y Movimiento Ciudadano llamada “Coalición Por Chihuahua al Frente”; y el anhelo del todavía Alcalde Armando Cabada Alvidrez, por la vía ciudadana o sea la candidatura independiente.

Cabe destacar que el candidato del Morena, aún no lo ratifican, será porque siguen en la negociación interna o porque tiene hasta el próximo treinta de este mes para realizar el registro formal.

Estos serán los candidatos, que se preparan para contender por la Alcaldía de Juárez, Adriana Terrazas Porras, Armando Cabada Alvidrez, Ramón Galindo Noriega y el expresidente municipal Javier González Mocken. Todos según el calendario electoral, iniciaran sus campañas el veinticuatro de mayo y concluirá la etapa del proselitismo el veintisiete de junio, periodo que los ciudadanos recibiremos por todos los medios propaganda política, esperando que sean propuestas de solución a los grandes problemas de nuestra ciudad.

Porque pareciera que la gran maldición de los ciudadanos es la encarnizada lucha por el poder de la clase política, el reciclaje de sus actores, su incongruencia, y la infame ausencia de propuesta política acorde a las necesidades del pueblo de Juárez.

Destacaría que nuestra “democracia”, es todo menos un proceso donde los ciudadanos elegimos democráticamente a nuestros gobernantes, en forma equitativa e imparcial, y sin que uno o varios de los contendientes se encuentre en una posición de ventaja en torno a los demás, sabemos que el marco legal, les permite seguir ejerciendo los puestos administrativos, sin tener la obligación de renunciar o pedir licencia seis meses antes como era la costumbre legal, antes de la reforma política.

Resaltaría que tres de los candidatos Adriana Terrazas Porras, Armando Cabada Alvidrez, y Ramón Galindo Noriega, ejercen una función en dos de los tres poderes del estado. La profesora Terrazas Porras en el poder legislativo como diputada federal; Armando Cabada y Ramón Galindo, en el poder ejecutivo el primero en la esfera municipal y el otro en la estatal.

No es necesario recordar que sus trabajos son legales, sin serlo política y éticamente, aunque los diferentes abanderados lo nieguen, saben que rompen con el principio de la equidad en la contienda, porque ello les brinda una mayor exposición mediática ante los ciudadanos. Sus agendas diarias, saturadas de muchos eventos, sin ser grandes acontecimientos que trasciendan en la solución de los graves problemas que a diario sufrimos los juarenses.

Me sumo a las voces ciudadanas que demandan candidatos que hablen en sus campañas, con conocimiento pleno de los problemas eternos de Juárez; que planteen propuestas serias y reales de solución a dicha problemática local. Y sobre todo Candidatos que no se aprovechen de la coyuntura momentánea que les otorga el cargo público para conseguir ventaja electoral.

 

Director General de la Revista Nexo Informativo
Correo electrónico: jlimonalonso@nexoinformativo.com
Comentarios de Facebook