Obtiene juarense primer lugar en premio nacional de robótica

19 octubre, 2018
Fotografía:

Ciudad Juárez, Chihuahua.-  Ameyalli González, quien toma clases de programación  y robótica y con el grupo MECH robotix, talleres de electrónica y  aprendizaje de programación en el Centro Comunitario del Parque Central, fue reconocida a nivel nacional tras ganar el primer lugar en la categoría juvenil en la competencia Ideas hechas en México con el proyecto “Silla robótica de Centros Comunitarios de Ciudad Juárez”, de MECH Robotix, en la capital del país.

Ameyalli, de 17 años y estudiante de la preparatoria Cbtis #269 en la carrera de  Soporte y mantenimiento de equipo de cómputo, recibió el Premio MAASS 2018, en el pasado mes de agosto, por su  labor altruista al ofrecer talleres gratuitos de esta rama de la ingeniería mecatrónica a niñas, niños y adolescentes.

El premio, entregado por el Gobierno Municipal, a través del Instituto Municipal de la Juventud y la Comisión de la Juventud, era apenas un incentivo a su trabajo en la socialización de un conocimiento que debería ser para todos, sobre todo, explicó, mujeres.

Pero su trabajo no se reconoce por una temprana madurez en la robótica, Ameyalli junto con otros adolescentes, niños, adolescentes, y 16 niñas más de la Casa Hogar de Amor y Superación A.C., trabajan arduamente de la mano de su tallerista, Roberto Campolla, director de MECH Robotix y tallerista del Centro Comunitario del Parque Central, desde hace más de dos años.

“Este es un proyecto familiar que empezó hace dos años con la construcción de un robot que mi hijo presentó en unas convocatorias; ganó y ahí empezó la idea en la que queríamos hacer una academia de robótica donde no se cobrara”, comentó Roberto Campolla, ingeniero industrial y de automatización.

Roberto explicó que la elaboración de un robot es cara, y en otros talleres las niñas, niños y adolescentes trabajan solamente en el taller y el robot se queda ahí. Por lo que en MESH Robotix empezaron a elaborar robots con materiales reciclados de lo que se denomina como basura tecnológica lo que les ha permitido aprender, reconstruir y elaborar prototipos.

“La curiosidad nata de un niño o niña es ver cómo funcionan las cosas y cómo se pueden mejorar o reparar. Si no se reparan ellos hacen algo nuevo”, agregó.

En el caso del proyecto “Silla robótica de Centros Comunitarios de Ciudad Juárez”, Campolla explicó que Ameyalli trabajó este prototipo con una silla común y corriente para convertirla en una silla de ruedas con un costo total de mil 500 pesos.

“Este bajo costo significa una ventaja para cualquier persona que tiene una discapacidad móvil. Se mueve con una aplicación, en el celular, que también se realizó en el taller de MESH robotix”, agregó Campolla.

MESH no solamente hace este tipo de proyectos, sino que busca generar alternativas para personas que tengan alguna discapacidad, y su compromiso social genera que constantemente se invite a jóvenes a integrarse a este equipo, a entregar becas en las que no deben pagar ni un peso para desarrollar su creatividad en robótica.

“Tenemos varios casos de éxito de alumnos que han y van a representar a México en diferentes eventos. Por ejemplo, el Mundial de Robótica en Bogotá, Colombia. Estamos tratando de llegar a más lugares. Nos ha apoyado el Gobierno del Estado, a través de la Secretaría de Innovación y Desarrollo Económico (SIDE), para poder llevar estos talleres a Centros Comunitarios”, mencionó el tallerista.

Por su parte, Ameyalli ha trabajado con más fuerza en invitar y acercar a la robótica a niñas y adolescentes.

“Mi  aporte a la sociedad es encaminar a la mayor cantidad de mujeres a la ciencia y tecnología;  construir prototipos tecnológicos para que empiecen a temprana edad, para elegir desde la preparatoria a qué carrera se quieren dedicar, empoderar a  mujeres para que se conviertan en profesionistas”, explicó.

Por su parte, el tallerista comentó que empezaron a dar este curso de robótica a un grupo especial de 15 niñas de la Casa Hogar de Amor y Superación A.C.

“Con estas clases buscamos empoderarlas e invitarlas a que participen con proyectos propios y, posteriormente, sigan en el estudio de la robótica”, dijo Campolla.

Trabajar con niñas que han vivido situaciones difíciles, ha significado un reto para Campolla, pero un reto que le ha dado satisfacciones que no cambiaría por nada.

“Nos da mucho orgullo trabajar con ellas, porque son niñas muy brillantes y capaces. Creemos que si les damos las herramientas necesarias ellas van a crecer y van a hacer grandes proyectos”, agregó.

Este taller se imparte en el Centro Comunitario del Parque Central,  los sábados de 2:00 pm a 4:00 pm (en nivel principiante) y de 4:00 pm a 6:00 pm (en un nivel avanzado).

Comentarios de Facebook